http://dieteticabriales.com/wp-content/uploads/2013/04/dieta-y-ejercicios-e1366198324538.jpg

DIETA HIPOSÓDICA-HIPERCALÉMICA

 

DIETA HIPOSÓDICA-HIPERCALÉMICA

 

La conquista mediante la dieta de un status superior de energía global y de mayor actividad enzimática tisular se debe a los estudios del médico mejicano Antonio Sodi Pallarés, que precisan otros anteriores sobre el mismo tema.

El Dr. Sodi Pallarés se limita a certificar la relación de alimentos que han demostrado una acción hiposódica-hipercalémica y aconsejar su ingesta.

Lo interesante es comprobar de qué natural manera se integran estas certidumbres con las que la experiencia clínica dietética nos lega la Medicina Tradicional China.

Queden, por tanto, asociados en la mente del naturópata tanto una opción como la otra.

 

Los trabajos de Sodi Pallarés, Conway, etc., concluyen que la dieta HIPOSÓDICA-HIPERCALÉMICA activa la bomba de sodio-potasio, es decir, estimula la producción de ATP-asa, que metaboliza ATP (adenosín trifosfato) para poder producir energía. El resultado es que al bajar la natremia por debajo de los 140 mEq (a 137 ó 138) y subir la kalemia a 4’8-5 mEq, el aumento de ATP se dispara y la energetización general es instantánea.

Por otro lado, la dieta HIPOSÓDICA-HIPERCALÉMICA aumenta la energía potencial más genuina: El glucógeno. Para la formación de glucógeno se precisa gran cantidad de ATP que se estimula, como hemos dicho, con esta dieta. Sabemos que patologías como lesiones vaginales y del cervix, del intestino grueso y vejiga producidas por el V.P.H (virus del papiloma humano) cursan por la falta de glucógeno y se curan en su presencia.

Finalmente, se ha demostrado que el sodio intracelular también disminuye con la dieta HIPOSÓDICA-HIPERCALÉMICA, produciendo otro plano añadido de energetización celular.

Las patologías sobre las que más clínicamente se han estudiado los beneficios de la dieta HIPOSÓDICA-HIPERCALÉMICA son muy numerosos, pero el Dr. Sodi Pallarés insiste en el efecto estimulante del Qi, de la energía esencial general, de la vitalidad enzimática y neuroendocrina que un metabolismo hiposódico genera. Así pues, queremos enfatizar la Dieta Hiposódica como benéfica siempre y específicamente benéfica en las siguientes patologías:

 

Cardiología

  • Insuficiencia Cardiaca: Las ondas T bajas de voltaje y aplastadas se regularizan. Las ondas T secundarias indicativas de buen metabolismo y que se vuelven primarias en la insuficiencia cardiaca se equilibran con la dieta hiposódica.
  • Arritmias (extrasístoles auriculares y ventriculares).
  • Fibrosis subendocárdica-miocarditis crónica inespecífica.
  • H.T.A. sobre todo la esencial. (Los bloqueadores de la angiotensina fallan en presencia de tasas altas de Na++)

·               Angina de Pecho.

 

Reumatología

 

  • Osteofitosis.
  • Discopatías vertebrales.
  • Osteoporosis.
  • Gonartrosis, Lumbartrosis.
  • Defectos de consolidación ósea post-fracturas.
  • Osteogénesis imperfecta.
  • Compresión medular por disco intervertebral.
  • Coxartrosis.
  • Pseudoartrosis metatarsiana.
  • Necrosis vascular de cabeza de fémur o tibial.
  • Pseudoartrosis de diáfisis femoral en paciente con displasia fibrosa.
  • Artritis reumatoide.

 

Oncología

 

  • Sufrimiento linfático y venoso tras mastectomía.
  • Protección Antiquimioterápica.
  • Metástasis óseas de cáncer de mama.
  • Sehwanoma.
  • Melanoma maligno.
  • Enf. de Hodgkin.

 

Ginecología

 

  • Lesiones vaginales del cervix.

 

Dermatología

 

  • Epitelioma basocelular. Lupus discoide.
  • Eritrodermia ictiosiforme congénita. Psoriasis.

 

Otras patologías

 

  • Úlceras varicosas.
  • Parálisis facial.
  • Fibromialgia.
  • Herpes frontopalpebral.
  • Bronquiolitis granulomatosa eosinofílica.

 

Los alimentos óptimos en su relación sodio-potasio son:

 

Verduras:

- Berenjena, brócoli, alubias verdes, patata, apio.

- Rábano, coliflor, lechuga, alubias, ajo, perejil, cebolla, tomate.

- Zanahorias, calabaza, alcachofa, nabo, repollo, pepino, habas.

 

Legumbres:

- Arroz integral, garbanzos, lentejas, alubias, guisantes.

 

Cereales:

- Sopa de pasta, sopa de verdura. Pasta integral. Muesli de cereales.

 

 Frutas:

- Jugo de naranja, toronja, limón.

- Fruta fresca. Ciruela pasa.

- Mermelada hecha en casa.

 

Proteína:

- Pollo, ternera, cerdo, róbalo, pescado (150 gr máximo).

- Yema de huevo.

 

Otros:

- Leche, un vaso, poco. Algo, igualmente poco, de mantequilla. Yogur sin sabores.

- Aceite de oliva o cártamo (mínima cantidad para freír). Vinagre. Gengibre, albahaca, canela.

- Galletas María.

 

Bebida:

- Agua

 

Link

Leer la información detallada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>